"No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo." (Séneca)

"Desgraciado el hombre que tiene patria: ocupa un lugar muy pequeño en el universo." (anónimo)

“Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas” (Gabriela Mistral)

Nunca escribas sobre un lugar hasta que estés lejos de él (Ernest Hemingway)

24 de marzo de 2014

Hampton Court Palace (Segunda parte- cocinas)


Detalle del techo y chimeneas del  Palacio  de Hampton Court.
Chimeneas
Las chimeneas eran símbolos del estatus y de la abundancia en el mundo de Tudor del décimo quinto y el siglo XVI. Estos ejemplos están muy claros en este palacio de Hampton Court



Las cocinas
Las Cocinas de los Tudor son las mayores cocinas del siglo XVI conservadas en Europa



En 1991 fueron restauradas los más de tres mil metros cuadrados  que en su día sirvieron para el servicio de Enrique VIII y su corte.
A mi las estancias me parecieron enormes. Según  entras impresiona su techo alto y el que todo aparentemente esté  funcionando como si a continuación tuviera lugar un banquete.







En las diferentes estancias se preparan alimentos y todas de diferente tipo y en distintos momentos de preparación. (Alimentos recién comprados, cocinados, despensas, almacenes)




El Cardenal Wolsey disponía de un personal doméstico de, aproximadamente, 600 personas. Una vez que el rey se hizo con Hampton Court ascendió a 1200 personas dicho personal y que había que alimentar dos veces cada día.

Hampton Court Palacio

18 comentarios:

  1. Hola Katy: magnífica información como siempre. Digo que a los sirvientes seguro que sólo les pagaban con la comida; pués buenos eran los tudores. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es como dices. Dar de comer a 1.000 personas no queda demasiado para atender a los sirvientes:-(
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Impresionantes las cocinas ... 600 primero y después 1200 de personal en ellas... ¡Cuánta gente!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quedas con la boca abierta cuando pasas por las cocinas. Menudo trabajo y en que circunstancias.
      Bss

      Eliminar
  3. Me encantaría conocer esta maravilla, Gracias por compartir.

    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te perderías por los pucheros de tantos que hay.
      A mi me ha interrogado el cómo podían funcionar en el día a día.
      Bss

      Eliminar
  4. Gracias, Katy, por compartir esta experiencia viajera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer hacerlo. Ya te lo dije en alguna otra ocasión , es mi álbum de fotos que muestro muy contenta:-)
      Bss

      Eliminar
  5. Con los viajes se adquiere una gran cultura






    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, de aprender, aunque hay quien va de compras, o de bares también. Depende de lo que cada cual desea hacer.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola Guapa:

    Cuando se terminaba de dar el primer plato al comensal 1000, ya el 1 estaba comiendo el postre ;D

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja seguramente, y si lo ponían para compartir la mitad se quedaría sin comer. Así un día y otros, y otro....
      Uff que pereza.
      Bss

      Eliminar
  7. Como se puede ver, todo era a lo grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rey tenía que demostrar su poderío y convencer. No me hubiera gustado compartir mesa.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. No en todos los palacios se deja entrar a los visitantes en las cocinas y me parece curiosísimas porque entonces no había agua corriente, ni gas o butano, o incluso una nevera para almacenar en frío los alimentos. Las piezas de caza se traían del exterior, sin analizar, y se asaban en grandes chimeneas, con guisos de lo más grasientos. Creo que pocas personas actualmente tendríamos el estómago preparado para aguantar esa dieta más allá de unos días.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cocinas me dejaron maravilladas por lo grandes. Te puedes hacer idea de como funcionaban. A base de leña y grandes pucheros. Yo creo que todo eran asados y guisos. Tampoco se podía esperar mucho mas.
      Yo desde luego con un plato de verdura ya estoy llena. Pero esa era su época, si les trajéramos a la nuestra desfallecerían con una menestra:-) Bss

      Eliminar
  9. Esas cocinas me recuerdan a las que salen en las pelis de antes. Andaque no comia esa gente.
    Estupendo reportaje.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que comían pero no creo que siempre fueran delicatessen:-) Pero aún así para dar de comer dos veces al día a 100 personas no creo que fuera fácil en esas condiciones.
      Bss

      Eliminar

Bienvenido , gracias por compartir viaje y por tu generosidad de dejarme tus impresiones.

El mundo es un libro y aquel que no viaja sólo lee una página
San Agustín de Hipona



Buscar en este blog

Translate