"No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo." (Séneca)

"Desgraciado el hombre que tiene patria: ocupa un lugar muy pequeño en el universo." (anónimo)

“Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas” (Gabriela Mistral)

Nunca escribas sobre un lugar hasta que estés lejos de él (Ernest Hemingway)

17 de enero de 2010

Almuerzo en el rascacielos

El Empire hoy
El Empire State es el edificio más famoso y querido de Nueva York. Fue inaugurado el 1 de mayo de 1931 por el presidente Hoover, quien activó las luces del edificio desde Washington. Durante 40 años ostentó el título de edificio más alto del mundo, perdiéndolo tras la construcción de las Torres Gemelas del World Trade Center.
Las obras del edificio comenzaron en marzo de 1930 y fueron dirigidas por Shreve, Lamb & Harmon Associates. Se construyó a una gran velocidad, con un promedio de 4.5 pisos a la semana, completándose en un año y 45 días. Mide 443.2 metros de altura, incluyendo la antena de 62 metros, y tiene 102 pisos. La base de la antena se proyectó como amarre para dirigibles, pero la idea tuvo que abandonarse tras dos intentos fallidos de amarre que estuvieron a punto de provocar un accidente.
El mayor desastre de la historia del Empire State lo protagonizó, el 28 de julio de 1945, un bombardero B25 del ejército americano, pilotado por el coronel William Smith que, debido a una densa niebla, se estrelló contra el piso 79, provocando 14 muertos y daños por valor de 1 millón de dólares.

Top

Más de 2.5 millones de personas visitan el edificio al año. Los observatorios se encuentras en los pisos 86 y 102 desde donde se divisan espectaculares vistas de la ciudad. Por la entrada de la Quinta Avenida, podrá admirar el vestíbulo de mármol con decoraciones Art Deco. Los 30 pisos superiores son iluminados con diferentes colores dependiendo de las estaciones de año y las diversas celebraciones.
Desde la Calle
Vistas desde el Empire


ÉRASE UNA VEZ EN LA AMÉRICA DE LOS AÑOS 30
Las fotos de esta presentación, son fotos reales. Alguna de ellas son fotografías históricas y fueron realizadas por Charles Ebbets a principios de los años 30. La mayoría, no son posadas y corresponden a escenas cotidianas de los obreros que participaron en la construcción de los rascacielos entre 1920 y 1935. Como podréis observar, las medidas de seguridad eran un tanto peculiares y las fotos se hicieron intentando denunciar esa situación.
El título original de la siguiente fotografía es "Lunch atop a Skyscraper" o sea, “Almuerzo en la cima de un rascacielos”. Su autor es Charles C. Ebbets. Es una de las fotografías más vendidas del mundo.La fotografía fue tomada en Nueva York, el 29 de septiembre de 1932, y la publicó el New York Herald Tribune en el suplemento dominical del 2 de octubre de ese mismo año. Está tomada en la planta 69 de las 70 que tiene el edificio GE del Rockefeller Center.

Este es Charles Ebbets durante la realización de alguna de estas fotografías.

Y ésta, es otra foto mítica "Resting on a girder” de 1932.


Muchas de estas imágenes forman parte del archivo Bettmann, fundado por Otto Bettmann en 1936. Recoge una colección de 11 millones de fotografías e incluye algunas de las mejores imágenes históricas de Estados Unidos. En la actualidad el archivo pertenece a la compañía Corbis, propiedad de Bill Gates.












New York la ciudad de los rascacielos

20 comentarios:

  1. Hola Katy!

    Impresionantes las fotografías, todo un documento histórico!
    No me extraña que las hicieran como denuncia por la escasa seguridad. Lo mejor es que han llegado a nosotros y podemos ver como estos hombres, anónimos, fueron coartífices de estos míticos edificios , de los que quedará el nombre del arquitecto y del promotor.
    Lo peor es que aún hoy mueren mucho obreros de la construcción, por el mismo motivo.

    Felicidades Katy por traerlas!. Veo que también tu fuiste protagonista en el mismo lugar. Wowwww dónde no has estado?.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Katy...

    Fenomenal post, como ya es costumbre en tí. Las imágenes hablan por si solas. Los indios nativos de américa fueron los primeros empleados en la construcción de rascacielos porque carecían de vértigo. Poco a poco se fueron incorporando valientes y osados trabajadores que no temían a las alturas. Y es que como muestra un boton. Enhorabuena.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy!! IMPRESIONANTE!! Qué fotos incríbles, me dió escalofríos amiga. Un post muy bien documentado como nos tenés acostumbrados. Como dice Grandolina pensar que esos hombres anónimos fueron coartífices de estas obras increibles.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  4. hola Katy,definitivamente una grandiosa creacion... hermosas imagenes !!

    con respecto a mi entrada de "muerete", tienes razon con lo que dices del boomerang, pero en este caso no es asi... mando al demonio una enfermedad que me ha dado recientemente...

    un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  5. Quedé muy impresionada, yo que no puedo subir a un puente peatonal!
    Qué fotos magníficas, gracias por compartirlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡Que fotos!!! impresionantes, algunas son un clásico, que valor para subir a esas alturas,bonita entrada Katy.
    Muchos besitos guapa.

    ResponderEliminar
  7. Hola Grandolina, la idea del post me vino a raiz de una exposición que hubo en casa encendida. La verdad es que esata fotos son una maravilla, muchas se han quedo en la retina porque han dado la vuelta al mundo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Felix, ya se que ers un cerebrito y sabes un montón de todo. Lo de que los indios nativos no padecian de vértigo no lo sabía. A mi me da vértigo solo el verlas.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Gabriela, gracias por esos elogios. Son fotos desde luego que han pasado a la historia porque son magníficas. Estamos hablando de los años 30.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Vero, me alegro de coración por la aclaración, y por tu opinión como fotógrafa.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Gracias Cris por pasarte, hace tiempo que estabas asusente. A mi tampoco me van mucho las alturas, pero lo noto más en coche. Me pongo malísima.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Luisa Mª, me alegro que te gustaran y creo que todos le damos un valor especial por ser de la época y darnos cuanta del trabajo de esta gente, tan arriesgada y peligrosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Katy:
    No por ser conocidas algunas de ellas, dejan de impresionar. Me encanta la fotografía pero no sé si hubiera sido capaz de hacer algo semejante: dan vértigo. Gracias por traer esta magnífica colección. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Rafa, son fotografías que han dado al vuelta al mundo, pero me apetecía tenerlas en blog, aún más por haber sido afortunada en contemplar esas vistas desde el piso 102.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Que entrada Katy!, el edificio es emblemático, pero las fotos son míticas.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Nikkita realizar estas fotos con lo había de técnica es casi imposible de creer.
    Han resistido el paso del tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Kati, gracias por tu visita y por este precioso documento de la historia de Estados Unidos y del mundo.
    ¡Cuatro o cinco plantas semanales! si bien la altura da vértigo, la velocidad en el trabajo también lo dá.
    Quizas la grandeza de ese estado, sea, el rendimiento personal en el trabajo.
    Un abrazo amiga por enseñarnos tanto.
    Jecego

    ResponderEliminar
  18. Unibloguera Katy y paisana. Soy maracucho. Y no soy tan chamito como el de la foto. Soy del 60.
    Me alegro de que nos comunicaramos.
    Me gusta tu blog, me faltan los otros...
    Y que siga sonando la música en tu vida.

    ResponderEliminar
  19. Hola Yanka, gracias por la visita tu comentario y espero volver a verte por aquí, alguna vez.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hola Isidro, gracias por tu comentario casi en verso. La verdad que la gente se lo ha currado y con los medios de entonces.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Bienvenido , gracias por compartir viaje y por tu generosidad de dejarme tus impresiones.

El mundo es un libro y aquel que no viaja sólo lee una página
San Agustín de Hipona



Buscar en este blog

Translate