"No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo." (Séneca)

"Desgraciado el hombre que tiene patria: ocupa un lugar muy pequeño en el universo." (anónimo)

“Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas” (Gabriela Mistral)

4 de noviembre de 2010

Líbano II : Aanjar, Becharré y Trípoli

Existe evidencia de asentamientos que datan desde 1400 a. de C. En el siglo IX a. de C. los fenicios establecieron una estación comercial en Trípoli, más tarde bajo poder del Imperio persa, la ciudad se convirtió en centro de la confederación de los Estados fenicios de Sidón, Tiro y Ruad.
Actualmente Trípoli es la tercera ciudad y el segundo puerto más grande de Líbano contando con 500,000 de habitantes . Está dominada por lo quedaa del castillo Saint-Giles, una de las imponentes fortalezas que los cruzados hayan edificado en el Oriente-medio y la primer en el Líbano., pero de ella queda muy poco de la construcción original.
Los zocos de Trípoli son los más bellos de Líbano y datan del S.XIV


En un pequeño promontorio en el pueblo de Becharré, en el norte de Líbano, se encuentra el museo y sepulcro del poeta y pintor Gibrán Jalil Gibrán, el autor de "El Profeta".

Cerca de Becharré todavía quedan algunos de los titánicos cedros del Líbano, cuya fama llegó hasta el antiguo Egipto e hizo que los faraones enviaran contingentes a estas tierras a buscar su madera para construir templos y barcos.
A 1.800 metros sobre el nivel del mar, los fascinantes e impactantes Cedros del Líbano, majestuosos y longevos, son conocidos por su resistente madera a las altas temperaturas, la humedad y el envejecimiento. En la antigüedad, los árboles fueron ampliamente explotados.
El Rey Salomón pidió grandes cantidades de madera de cedro, al Rey Hiram de Tiro, para construir su templo en Jerusalén.
Los egipcios usaron la madera para la construcción de sus navíos y sarcófagos, y emplearon el aceite de cedro para la momificación.
Los cedros más famosos son, indudablemente, los de Besharre, muchos de los cuales tienen cientos de años. Cuatro de estos árboles, cuya edad se estima entre 1.500 y 2.000 años, han alcanzado una altura de 35 metros y sus troncos entre 12 y 14 metros de diámetro.


La montaña y el Bekaa tienen tesoros menos expuestos que los últimos cedros del Líbano. Hace 30 años los carros pasaban sobre el yacimiento de Aajar, al pie del Anti-Líbano. Desde entonces los arqueólogos han resucitado y remontado una enorme ciudad construida por los omeyas.De palno cuadrado peseía dos palacios, una mezquita y más de 660 tiendas.Fundada en el S.VII la ciudad desparaeción en unos 40 años



Continuará: Biblos y Baalbeck

20 comentarios:

  1. Preciosos lugares. Dan ganas de coger la mochila y perderse por entre los edificios, calles, etc.
    Precioso reportaje.
    Un beso Katy

    ResponderEliminar
  2. Desde luego impactantes los cedros milenarios. Te sientes una autentica enana. Y luego impertible ha sisdo vivtar el museo de Khalil Gibran. Adoro a este autor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy:

    Cuando leo el post y veo las fotos, más ganas me dan de ir por allí, genial lo de los cedros son impactantes, lo malo que quedarán pocos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Sorprendente Katy, bueno y los cedros me han dejado con la boca abierta, madre mía, no han visto vida pasar por delante de ellos ni na. Los restos de la ciudad que construyeron los Omeyas es divina, esos arcos son preciosos, tiene que ser una experiencia maravillosa, pasear por una ciudad así.

    Hay que envidia amiga, pisar y llenarse de saber, en tierras tan llenas de riqueza histórica es increíble.

    Un besote enorme y gracias por tu comentario en mi blog del valle de Turón.

    ResponderEliminar
  5. Niña. que lujo viajar a través de tus palabras y tus imagenes.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  6. Hola Katy:
    Sigues sorprendiéndonos con tus magníficas fotos y tu información de tantos lugares que has visitado. Das una envidia pero de las cochinas.
    Me ha gustado sobre todo la información sobre los cedros. ¿Es posible que aún quede alguno?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Los Cedros quedan bastantes pero pequeñitos. De estos milenarios muy pocos. Poquísimos. Pero estar debajo de uno no te lo acabas de creer. No ves la copa.
    Ya sabes tu puedes:9
    Un beso Fernando

    ResponderEliminar
  8. Hola Printova son de una belleza indescriptible. Son majestuosos. Algunos nos trajimos unos en tiestos pequeñitos. El mio se secó. Pero una amiuga se lo dio a un primo en Salamanca que lo plantó en el campo y cereo que está creciendo feliz.
    Pues si que te llenas de cultura milenaria.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias Nela, yo disfruto mucho con este blog. Es parte de mi vida resumida en imágenes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Rafa comparto parte de mi vida a la que debo muchísimo. Parte de mi forma de ver y entender la vida han sido estas experiencias y a la vez disfruto mucho recordando cada piedra. Tengo memoría visual y una imagen me lleva a otra:)
    Un abtazo

    ResponderEliminar
  11. me gusto, un blog interesante
    saludos
    ___Gamiel____

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu visita y tu comentario. Es un blog sencillo de alguien que se siente parte de este Planeta y no solo de un lugar concreto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Katy...

    Uno de los bastiones o puntos de apoyo de los cruzados en su ánimo de reconquistar Tierra Santa. Al ver este artículo no he podido evitar acordarme de los Omeyas y su época de esplendor en Córdoba, una breve pero prolífica etapa que maravillo al mundo por su fastuosidad, cultura y tolerancia.
    Nota: Tengo que volver a Medina-Azahara...

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Estuve en Medina-Azahara. En este viaje el guia nos hablo bastante sobre ella. De todas formas queda muy poco de todo aquel esplendor. Mañana subiré lo que me me queda del viaje. Baalbek es para enmudecer. Sentí lo mismo que en Palmira. Algo especial.
    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  15. Un maravilloso viaje amiga, cuanto encierran esos lugares, esos arboles...enfin que aqui se merecio la pena cargar con maletas, graciass amiga por compartirlo, cuidate mucho y que tengas un buen dia a dia.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cuanto maravillos textos sobre los cendros del Líbano recoge la Biblia. Es que estar debajo de ellos es como si te callera la historia con todos sus recuerdos encima.
    Besos Fina y lo mejor para ti este finde soleado de mimento.

    ResponderEliminar
  17. Hola Katy, me ha encantado ese viaje, qué fotografías y qué cedros más hermosos.
    Puedo medio apreciar esa belleza de los cedros , porque en mi monasterio tenemos muchos pinos y dos cedros muy viejos, pero ya estaban en el terreno hace 50 años cuando las monjas lo compraron y son verdaderamente hermosos, así que no digo los del Líbano.
    Reciba mi ternura
    Y un buen fin de semana
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  18. El cedro es un árbol bellísimo. Me alegro que los tenga en Monasterio. Así no se lo tiene que imaginar.
    Un beso Sor.

    ResponderEliminar
  19. Tengo tantas ganas de visitar el Líbano que te agradezco mucho la entrada que me ha puesto los dientes superlargos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Hola Gaia, conocer estos lugares apetrece porque forman parte de nuestra historia. Tuve amigas libanesas compañeras de colegio. y desde entonces( ya ha llovido) tenía el gusanillo metido. Hasta que cumplí con este sueño. Quedan muchos más...
    Un beso y a porel viaje.

    ResponderEliminar

Bienvenido , gracias por compartir viaje y por tu generosidad de dejarme tus impresiones.

El mundo es un libro y aquel que no viaja sólo lee una página
San Agustín de Hipona



Buscar en este blog

Translate