"No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo." (Séneca)

"Desgraciado el hombre que tiene patria: ocupa un lugar muy pequeño en el universo." (anónimo)

“Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas” (Gabriela Mistral)

Nunca escribas sobre un lugar hasta que estés lejos de él (Ernest Hemingway)

4 de junio de 2018

Medinaceli Provincia de Soria (Castilla y León

Arco Romano (Siglo I a.C)

El Camino del Cid es un recorrido por los lugares relacionados con la vida de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador a lo largo de tierras de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana.
La primera parte del camino "Destierro y Tierras de Frontera" cuyo resúmen encontraréis AQUÍ
transcurre por Burgos, Soria y Guadalajara.
En este segundo periplo del Camino del Cid : Taifa de Zaragoza y Reino de Valencia nuestra primera parada la hacemos en en esta villa de Medinaceli, perteneciente a la provincia de Soria (Castilla y León)
Al final haré un resumen de esta segunda parte como lo hice con la primara por los lugares visitados.

Ramón Menéndez Pidal estaba convencido de que uno de los juglares del Cantar de Mío Cid, era oriundo de Medinaceli. De hecho esta localidad aparece mencionada en ella como el lugar donde el propio Rodrigo Díaz de Vivar ordena escoltar a su mujer y a sus hijas hasta Valencia.



Al ser principios de Marzo creí congelarme cuando bajé del autocar bajo esa fina llovizna de agua nieve. Nos dimos un paseo y sin encontrarnos con una sola alma y no era de extrañar pues soplaba un aire gélido. Estábamos unos 1200 metros sobre el nivel del mar. A nuestro profe le oíamos a través de nuestros pinganillos pero deseando que acabara para poder volver al autocar. Tenía muchas ganas de conocer Medinaceli. Me gustó si vuelo será en el mes de agosto.


Arco de Medinaceli.
Lo primero que vemos cuando llegamos e impresiona saber que Medinaceli sigue recibiendo a sus visitantes por este arco de tres puertas que en tiempos del Emperador Domiciano (siglo I d.C) servía como acceso a esta ciudad situada en la calzada romana que comunicaba Emerita Augusta (Mérida) con Caesar Augusta (Zaraguza). A pesar del frío me di el gusto de fotografiarla de todos los ángulos posibles y me parecía poco. La puerta principal servía de paso a los carruajes


Desde el Arco Romano se divisan unas magníficas vistas al cidiano valle del Arbuxuelo y el del Jalón; también las salinas. valle



Nos adentramos a la villa por un paseo cómodo que nos llevará a las puertas del Convento de Santa Isabel. Es el único que queda de los cuatro conventos que había en el lugar que habían en el lugar.




Convento de Santa Isabel
Fundado en el año 1528 por las Clarisas, fue construido junto a la parroquia de S. Martín. Es destacable su fachada y su portada sobria de arco escarzano. Las clarias aún habitan este convento.





Plaza Mayor
Esta amplia plaza castellana cerrada, porticada y de forma casi pentagonal, cuenta con edificios notables. Destacan la del Concejo o Alhóndiga y el Palacio Ducal.





Ayuntamiento.

Antigua alhóndiga. Del siglo XVI. En el piso superior estuvo la casa del concejo, mientras que la planta inferior y las dos arcadas, de medio punto y arcos carpaneles sobre columnas, se reservaron para las transacciones comerciales y en su parte posterior estuvo la cárcel del partido judicial.



Columnas de la Plaza Mayor


Colegiata Nuestra Señora de la Asunción
La Colegiata está construida sobre la iglesia románica de Santa María la Mayor, alrededor del año 1561. La torre es de sillería de finales del siglo XVII y se encuentra a los pies de la Iglesia en el lado del Evangelio. La decoración que más abunda son las bolas, las rosas y los acantos (típicos del último gótico). No pudimos visitarla por dentro porque era muy temprano

Puerta árabe

De los cuatro accesos que tuvo la ciudad, éste el único, junto al Arco Romano, que permanece en pie.El reducido tamaño de su vano se debe a razones defensivas. Las puertas de las murallas eran las partes más vulnerables y cuanto menor era su vano más fácil era su defensa. El origen de esta puerta, a pesar de su nombre, no es árabe. Sus cimientos son romanos y en lugar del arco apuntado de tipo gótico mudéjar, que hoy vemos, pudo existir uno de medio punto o de herradura.
Esta puerta también recibe el nombre del Mercado, ya que era uno de los accesos más frecuentados a la villa, y por aquí se instalaban los comerciantes en los días de mercado.



Callejando

Medinaceli fue frontera divisoria entre cristianos y musulmanes. Sus calles laberínticas son tan estrechas que en algunos casos se pueden tocar sus muros con los brazos extendidos. En las fotos podéis ver algunas


Castillo

El actual castillo de Medinaceli aprovecharía para su construcción, la ubicación y estructuras de la Alcazaba árabe. Erigido posiblemente en el siglo XIV por los primeros Condes de Medinaceli, reforzaba las defensas del enclave amurallado. Actualmente utilizado como cementerio

Ermita del Humilladero

Una casita que me ha llamado la atención

Seguiremos en Ateca en el próximo post

6 comentarios:

  1. Simplemente por admirar ese arco, iría a esa ciudad.
    Fotos guapas.

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. El arco es una maravilla y parece mentira que siga en pie. Hace mucho que quería visitarla pues he ido bastante por la zona. Al final a pesar del frío lo disfruté. Gracias Doc

      Eliminar
  2. Preciosa población, que nos recuerda esos tiempos medievales. Tus fotos justifican su visita.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonia. Yo lo paso muy bien visitando lugares históricos en dónde el tiempo parece haberse detenido. Bss.

      Eliminar
  3. Pues sí que parece una localidad fantasma y con ese frío no me extraña que las calles estuvieran desiertas. Tierras duras las de Castilla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Qué preciosos lugares los recorridos por el Cid camino del destierro con doce de los suyos que cantó Manuel Machado. Y me ha encantado esa ermita del Humilladero, tan sola, tan apartada, y en la que, doy casi por seguro que pocos juzgamos con interés suficiente para detenernos y emplear unos minutos en mirar con emoción. A mí estas pequeñas cosas me cautivan, a veces, tanto o más que las grandes obras, y me parece que usted también…
    Abrazos.


    ResponderEliminar

Bienvenido , gracias por compartir viaje y por tu generosidad de dejarme tus impresiones.

El mundo es un libro y aquel que no viaja sólo lee una página
San Agustín de Hipona



Buscar en este blog

Translate

Amigos viajeros