"No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo." (Séneca)

"Desgraciado el hombre que tiene patria: ocupa un lugar muy pequeño en el universo." (anónimo)

“Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas” (Gabriela Mistral)

Nunca escribas sobre un lugar hasta que estés lejos de él (Ernest Hemingway)

1 de abril de 2009

Mi llegada a España








Mis primeras salidas en Madrid además de conocer el Museo del Prado, fueron al Escorial, Valle de los Caídos, Toledo, Aranjuez, Segovia. Cuando inicié mis estudios de Turismo mi primera experiencia como guía fue conocer Andalucía, concretamente Málaga. Recorrí la costa Andaluza y pasé al continente Africano a la ciudad de Ceuta. Esta etapa la verdad sea dicha la recuerdo con mucho cariño. Mi hermana había venido a estudiar a España también y cursábamos juntas la carrera. Tuvimos la dicha de disfrutar de nuestro primer contacto con la nieve. Fue un descubrimiento el viajar en tren, en metro, y yo hasta conocí el último tranvía que circuló por el Paseo de la Castellana.
Mi contacto con la gente de aquí fue muy positivo. Comencé a disfrutar de la hospitalidad y carácter español, que por otra parte era muy abierto y no me costó en absoluto integrarme. Madrid era y es una ciudad llena de vida. A la gente le gusta comer, ir de tapas, vivir al aire libre hasta bien entrada la noche aún en invierno.
Pasé tres meses como guía en Alicante y volví a disfrutar del mar que me hacía sentirme como en casa. Me sentía libre como el viento pero añoraba de vez en cuando (sobre todo en invierno) las calidas playas del Caribe, sus aguas transparentes y sus hermosas palmeras. Por no decir a mis padres que seguían allí.
No tardé mucho en conocer al que iba a ser mi futuro compañero para toda la vida, mi marido y padre de mis hijos. Tanto así que en el año 1968 ya estaba casada. En el viaje de novios conocí Lisboa y algunas playas de Portugal
Costumbre era aquí por aquellos años que la mujer al casarse tenía que dejar de trabajar fuera del hogar. Así que me quede en casa y me dediqué a estudiar y a pintar cuadros al óleo.
Aquí también nació mi amor a la escritura. Me pasaba el día escribiendo cosas. Lástima que no tuviera el talento suficiente para haber sido una buena escritora.
Con 29 años ya tenía tres hijos porque dos eran mellizos. En esta etapa no tenía tiempo para nada más que para ellos. Cuando empezaron a ir al colegio me sentí algo más libre para seguir estudiando, hacer cursos, asistir a conferencias, a grupos y a relacionarme.
Los viajes eran dentro del país Granada, Córdoba, Sevilla, Tarragona etc.
Puedo decir que he estado en todas la Capitales incluyendo las Islas.
Hasta aquí la reseña un poco de mi vida para situarme. A partir de ahora quiero dedicar este espacio para recordar y saborear todos estos viajes, algunos muy repetidos por su belleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido , gracias por compartir viaje y por tu generosidad de dejarme tus impresiones.

El mundo es un libro y aquel que no viaja sólo lee una página
San Agustín de Hipona



Buscar en este blog

Translate