"No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo." (Séneca)

"Desgraciado el hombre que tiene patria: ocupa un lugar muy pequeño en el universo." (anónimo)

“Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas” (Gabriela Mistral)

19 de julio de 2013

Mérida 1º parte (Extremadura)

Teatro Romano visto desde las gradas superiores

Empiezo por decir con toda humildad que no esperéis una entrada histórica sobre Mérida, porque todo está dicho y sabido. Soy una viajera más, una gota de agua en el inmenso mar que me rodea que no deja de maravillarse con las piedras antiguas y lo que me trasmiten. En ellas vislumbro la capacidad y grandeza del ser humano cuando lo emplea para construir en vez de destruir.
Este post es uno de los más difíciles para contar, he visto tanto, imaginado tanto que no sé ni por dónde empezar:-) y es la segunda vez que la visito, y me quedo extasiada ante esta maravilla en dónde sobran las palabras.


Mérida situada a orillas del río Guadiana es una ciudad conocida en el mundo entero. Su impresionante Conjunto Monumental, es uno de los mejores conservados de Europa, y fue declarada Patrimonio Mundial del Humanidad por la UNESCO en el año 1993.
Fue fundada por los romanos en el año 25 a. C. por orden del emperador Octavio Augusto, con el nombre de Augusta Emerita, para servir de retiro a los soldados veteranos (eméritos) de las legiones V Alaudae y X Gemina.
Tras las invasiones bárbaras, a partir del siglo V d. C., Mérida siguió siendo un importante enclave y llegó ser capital de todo el Reino Visigodo de Hispania en el siglo VI. En el año 713 la ciudad cayó en manos musulmanas, en las que permaneció hasta su reconquista por los cristianos en 1230. En reconocimiento a su pasado esplendor, en 1983 fue designada capital de la comunidad autónoma de Extremadura.

Es una ciudad en donde mueves una piedra y sale un monumento, y de hecho hay alguna casa que se pueden visitar, restos en los bajos de la finca.
Teatro Romano

Una auténtica joya de la arquitectura romana. Con más de 2000 años de vida sigue cumpliendo la función para la que fue diseñado originalmente. Las excavaciones del Teatro comenzaron en 1910 y a lo largo de todo el siglo XX se ha llevado a cabo una importante labor de reconstrucción a partir de los elementos originales del edificio.



Vista de la escena y el graderío
Aunque los romanos no eran muy aficionados al teatro, una ciudad de prestigio no podía dejar de contar con un edificio para los juegos escénicos. El de Augusta Emerita fue especialmente generoso en su cabida: unos seis mil espectadores. Éstos se distribuían de abajo a arriba según su rango social en tres sectores de gradas, caveas summa, media e ima, separados por pasillos y barreras. A todas las gradas se accedía con facilidad desde escalerillas distribuidas de manera radial por las caveas. A través de pasillos se llegaba a las puertas de acceso o vomitorios.


El teatro ha sufrido varias cambios siendo el más importante  el de finales del siglo I o principios del siglo II, posiblemente en época del emperador Trajano, cuando se levantó la actual fachada o frente de escena.



La ciudad, desde el mismo día de su fundación, fue dedicada a la diosa Ceres, que, desde entonces, fue su patrona y protectora oficial.
Una bella imagen de la La diosa Ceres descansa sobre la puerta central de acceso a la escena del Teatro de Mérida.

En la época e Constantino entre los años 330 y 340, se introducen nuevos elementos arquitectónicos-decorativos y se construye una calzada que rodea el monumento.






Pasillos de acceso al escenario del teatro romano
Una de las puertas de acceso al teatro



Su construcción fue promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa, entre los años 16 y 15 a. es el monumento más conocido, no solo por lo majestuoso de la edificación sino por su aforo de 6.000. A día de hoy cada verano ofrece impresionantes representaciones teatrales.







Erguida sobre un pedestal de granito de 50 centímetros, la estatua de Margarita Xirgu esboza un gesto del personaje de Medea, que interpretó por primera vez el 18 de junio de 1933 hace justo 75 años en el Teatro de Mérida.




Pasillo que une al Teatro con el Anfiteatro

Proximo post: Anfiteatro

14 comentarios:

  1. Los libros de texto no saben del pulso de las cosas, de las vivencias, que siempre superan a las expectativas. Fue en Mérida y fue lo más parecido a haberlo hecho 2.000 años atrás, una experiencia inolvidable. Tú has hecho un magnífico reportajes por el que te felicito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es mostrar y otra vivir. Pero hay lugares que se prestan más a ser explicitadas que otras que sobrecogen y te quedas sin palabras. Al menos a mi me ocurre con frecuencia. Muchas gracias por tu benevolencia
      Bss

      Eliminar
  2. Hola Guapa I'm back ;D

    Iré a Mérida en este verano, posiblemente en agosto. Todavía lo medito...porque quiero ir a Salamancatambién. Solo un fin de semana. En ambas he estado, pero me llama la atención más la capital extremeña. Ya vere cuando deshoje la margarita

    Las fotos impresionantes como siempre. Se descubren cosas que uno no vio la vez anterior.

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría verte de nuevo por aquí. Sigue deshojando la margarita. Cualquier sitio es bueno. Y por supuesto hay que volver siempre que se puede tras tus huellas, que muchas cosas se quedan el camino.
      Bss y bienvenido

      Eliminar
  3. Katy Hermosas imágenes tiene que ser especial estar allí caminando donde en tiempo pasados existió una gran cultura Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es lo máximo a lo que puedo aspirar. adoro "La piedras" para mi son sagradas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. En Mérida se huele la historia en mayúsculas. Cada paso que das parece pisar una ruina, una yacimiento oculto bajo tus pies, lleno de historias vitales de gentes que vivieron hace siglos, olvidadas hoy por el paso inexorable del tiempo. Animo a todos los que no conozcan Mérida a que se acerquen a visitarla y mejor aún si van ahora en verano cuando en el teatro se representan obras clásicas o conciertos a la luz de la luna.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he estado un par de veces y ciertamente me parece estar en Roma. Una maravilla.
      Se transmiten las fotos, las explicaciones mas o menos pero las vivencias y sentimientos me resulta muy complicado expresarlas. Solo sou¡y capaz de describir.
      Bss

      Eliminar
  5. Hoy no voy a comentar tus fotos., no porque no sean buenas, eh... Que lo son.

    Te contaré que hemos vivido 8 años ahí, gran ciudad.Y no sé si te vas a creer... no tengo ninguna foto:((
    Hemos pateado cientos de veces esos escenarios, lo teníamos muy cerca. Mis niños aprendieron a montar en bici en el circo romano.

    Gracias Katy me estás trayendo montones de buenos recuerdos.
    Buen domingo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que comentar si te las sabes de memoria. Y todo que se puede decir dicho está. Gracias por compartir tu experiencia. Montar en bici en el ¡Circo Romano! Hoy creo que es impensable.
      Bss

      Eliminar
  6. Como bien dices se podría contar más, pero tus fotografías y texto dan perfecta idea de lo mucho que merece la pena conocer Mérida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi blog tampoco es una enciclopedia ni guía de turismo. Es mi álbum de fotos!!!
      En ello guardo lo que más gusta y lo comparto con cariño. Gracias Dlt.
      Bss y buena semana

      Eliminar
  7. ohhhhhhhhhhhhhh ¡La bella Emérita Augusta!; la tengo que vistra, la tengo que vitar, ¡laaaaaaaaaa teeeeeeeengo que visitaaaaaaaar!

    ¡Cuánta historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haberte motivado. Es una maravilla y gracias que está muy cuidada. Cuando pisas por entra las piedras te da sensación de viajar en el tiempo y te sitúas en otra época.
      Bss y mil gracias por tus comentarios.

      Eliminar

Bienvenido , gracias por compartir viaje y por tu generosidad de dejarme tus impresiones.

El mundo es un libro y aquel que no viaja sólo lee una página
San Agustín de Hipona



Buscar en este blog

Translate